¿Qué son los aditivos alimentarios y cuál es su importancia?

¿Qué son los aditivos alimentarios y cuál es su importancia?

Probablemente hayas escuchado hablar sobre los aditivos alimentarios que se encuentran en la mayoría de productos que consumimos en nuestro día a día: leche, jugos, café, sopas instantáneas, entre otros que adquirimos envasados o precocinados. Hoy te contaremos qué son estos productos, para qué se usan y por qué son tan importantes en la industria alimentaria. ¡Comencemos!

¿Qué son los aditivos alimentarios?

Son sustancias que no se encuentran naturalmente en los alimentos y se añaden para cambiar sus características organolépticas con el fin de preservarlos, potenciar su sabor, añadir color y evitar la proliferación de hongos y bacterias que descompongan o pongan en riesgo la salud del consumidor.

El uso de los aditivos alimentarios no es nuevo, ya que desde hace siglos se utilizaban productos como el vinagre o la sal para preservar la carne, el azúcar para hacer conservas de frutas, o el dióxido de azufre para mantener el vino en óptimas condiciones.

Con la evolución tecnológica se han obtenido nuevos aditivos para producción a gran escala, situación que requiere diferentes procesos e ingredientes que mantengan la inocuidad de los alimentos desde su fabricación y por las etapas de almacenamiento, transporte, llegada a los anaqueles de las tiendas y, finalmente, a la mesa del consumidor.

Los aditivos alimentarios se pueden obtener de minerales, plantas o producirse de forma sintética, por lo que hoy en día podemos encontrar cientos de productos con funciones específicas para dotar a los alimentos de características que los diferencian y hacen que los consumidores los identifiquen.

Tipos de aditivos alimentarios

  • Conservantes. Es el aditivo más conocido y utilizado ya que su función es preservar los alimentos en buen estado, evitando que se deterioren. Existe una enorme variedad de conservadores, entre los que encontramos dos sub clasificaciones: orgánicos (como sorbatos y sales) e inorgánicos (como sulfitos y nitritos).
  • Aromatizantes. Estos aditivos se utilizan para potenciar el sabor y aroma de los alimentos con el fin de hacerlos más apetecibles para los consumidores desde antes de que los prueben, por lo que los encontramos en pan, vino, cereales, jugos, carnes procesadas, entre otros que son de los favoritos de los consumidores.
  • Colorantes. Los aditivos alimentarios de color pueden ser naturales o sintéticos y se usan para dar una apariencia estética más apetecible para los consumidores, sin alterar el sabor de los productos. Entre los más utilizados encontramos al azafrán y clorofila (naturales), eritrosina y tratracina (sintéticos).
  • Antioxidantes. Estos aditivos evitan que se presente el proceso natural de oxidación, el cual provoca que los alimentos cambien de sabor y color, lo cual suele ser la etapa previa a la putrefacción.
    Algunos alimentos (como las uvas) contienen antioxidantes naturales, no obstante su uso es importante para protegerlos de ese proceso. Entre los más conocidos encontramos al ácido láctico, cítrico y L-ascórbico.
  • Espesantes. Su función es modificar la textura de los alimentos para hacerlos más atractivos y para que el consumidor disfrute al comerlos.

  • Emulsionantes. Son aditivos que se utilizan para mezclar alimentos que por sí mismos no podrían unirse al no ser miscibles, como el agua y el aceite, o la grasa y la leche.
  • Edulcorantes. Son aditivos utilizados para dar un sabor dulce a los alimentos, suelen ser sustituto de azúcares para endulzar productos light o destinados para personas que padecen diabetes o que están bajo un régimen dietético. Los más utilizados son el aspartamo, la sacarina y la stevia.
  • Aglutinantes. Son aditivos que facilitan la adherencia o atracción entre partículas de los ingredientes de los alimentos para impedir que se separen o repelan entre sí.
  • Espumantes. Se utilizan para crear espuma o mantener en estado de dispersión uniforme la fase gaseosa en un alimento sólido o líquido, como los refrescos.
  • Gasificantes. Son aditivos de gas que se usan para expulsar o dispersar algún componente desde el recipiente, como en las cremas para batir, o los alimentos envasados y sellados para mejorar el proceso de conservación.

Importancia de los aditivos en la industria alimentaria

Como habrás comprobado, existe una gran variedad de aditivos alimentarios con propiedades específicas para obtener los productos que consumimos a diario.

Todos ellos deben elaborarse con estándares de calidad muy estrictos para garantizar la inocuidad de los alimentos, favorecer los procesos de producción, obtener productos con excelentes características para que les gusten a los consumidores y, en algunos casos, para conservar o añadir cualidades nutricionales de los alimentos.

Si bien ha habido muchas controversias respecto a su uso, la mayoría de aditivos alimentarios no son dañinos para la salud en las medidas correctas, y los fabricantes informan a los consumidores sobre el contenido y cantidades para que puedan elegir los alimentos que satisfacen sus necesidades nutricionales.

Gracias a los aditivos en la actualidad podemos encontrar alimentos de lo más diverso, preservarlos por más tiempo sin poner en riesgo su frescura y sabor pero, sobre todo, sin causar daño a la salud de los consumidores.

En la tienda en línea de Pochteca encontrarás la mayor variedad de insumos para la industria alimentaria para tu negocio. Navega por la página web para conocerlos, y si necesitas más información usa nuestro cotizador o chat en línea donde con gusto te atenderemos.



Productos relacionados