Extracción magnética para el procesamiento de minerales

Extracción magnética para el procesamiento de minerales

 

La industria de procesamiento de metales tiene diversos requerimientos para obtener productos de alta calidad para sus aplicaciones correspondientes. La extracción es una de las actividades más importantes, y la separación magnética, o imantación, es uno de los procesos innovadores, que se usa para separar dos objetos: uno ferroso y con propiedades magnéticas de otro que no tiene estas cualidades y que quedará en el contenedor.

La Universidad de São Paulo, Brasil, desarrolló una nueva tecnología de extracción para el procesamiento de metales en el sector minero, especialmente enfocada en el cobre; este proceso se llama nanohidrometalurgia magnética (NHM), y tiene un impacto ambiental mínimo, en comparación con otras técnicas utilizadas en el sector.

La nanohidrometalurgia magnética se utiliza en medios acuosos, utilizando nanopartículas supermagnéticas (que dan origen al nombre de la técnica), en lugar de solventes orgánicos como el querosén, el cual es utilizado en los procesos convencionales, así como los tratamientos ácidos y etapas de concentración. Este proceso se aplica en minería reduce la producción de desechos y no causa contaminación al agua puesto que las nanopartículas que captan a los metales se regeneran después del procedimiento, sin que sea necesario un tratamiento adicional.

 


El proceso desarrollado en Brasil es una alternativa a la hidrometalurgia tradicional, donde se separan los minerales usando tratamientos con ácido, solventes, o agentes químicos complejantes. En su lugar, las nanopartículas supermagnéticas, elaboradas con óxido de hierro (magnetita) son controladas a través de un campo magnético y se mezclan en una solución acuosa rica en sales de cobre; después de unos minutos, los iones de cobre disueltos se unen a las nanopartículas por medio del complejante, y son atraídas hacia la superficie del electrodo de un imán sumergido.

Una vez que se captan los iones de cobre, se aplica una corriente eléctrica sobre el electrodo para provocar la migración y transferencia de electrones desde los iones de cobre hasta el electrodo, obteniendo de forma sencilla el cobre metálico. De este modo, alrededor de cinco minutos después de haber aplicado la corriente eléctrica, las nanopartículas liberan todo el metal unido a ellas, con una pureza del 99,99%.

Gracias al proceso de nanohidrometalurgia, obtener metales en pocos minutos es posible, además de simplificar procesos y generar menos residuos. Incluso hay posibilidades de automatizar la técnica empleando reactores que permitan ampliar el tipo de metales para extracción.

En la tienda en línea de Pochteca encontrarás productos e insumos químicos para la extracción y procesamiento de metales. Navega por nuestra página web y contáctanos a través de los medios disponibles para más información, con gusto te atenderemos.